Fecha: 22/05/2017
Fuente: Consejo Nacional de Patrimonio Cultural
Sede del Museo de la Danza, calles Línea y G, Vedado

Desde el 20 de abril se exhibe en el Museo Nacional de la Danza la exposición titulada Antes del Alba, 70 años de un ballet precursor, con la que se conmemora el estreno, un 27 de mayo de 1947, del ballet homónimo.

Una serie de fotografías de los creadores principales de esta obra y del elenco de estreno, imágenes tomadas durante la primera función, el programa de mano, el libreto y la partitura originales, recortes de su repercusión en la prensa habanera de la época, los diseños de escenografía y vestuario componen, en lo fundamental, esta muestra que viene a evocar la concepción y realización de Antes del alba, apreciado como el primer ballet cubano que abordó una temática social, específicamente la del desalojo. Su historia es la de una joven viuda, pobre y gravemente enferma, que sumida en la desesperación se quita la vida.

Con solo dos funciones inaugurales, Antes del Alba fue puesto en escena por el Ballet de la Sociedad Pro-Arte Musical de La Habana en el entonces Teatro Auditorium, nombrado hoy Amadeo Roldán. Creado por el maestro Alberto Alonso, tuvo en la interpretación de los roles principales al propio coreógrafo y a Alicia Alonso. En cuanto a su concepción, participaron de ella un grupo notable de artistas: el guión estuvo a cargo del teatrista español Francisco Martínez Allende, el diseño correspondió al pintor cubano Carlos Enríquez y el autor de la música fue el compositor Hilario González.

El Museo Nacional de la Danza fue inaugurado en 1998, año del cincuentenario del Ballet Nacional de Cuba. Concebido por Alicia Alonso, la fuente inicial de su exposición permanente  fue la colección privada de la Prima Ballerina Assoluta, así como los fondos documentales, la colección de antiguos vestuarios y elementos escenográficos del Ballet Nacional de Cuba. En la actualidad sus fondos se enriquecen con las donaciones de coleccionistas particulares tanto cubanos como extranjeros. Exhibe manuscritos, fotografías, grabados, vestuario teatral, medallas, carteles, bocetos de trajes y decorados, ediciones bibliográficas raras, pinturas, esculturas, entre otras piezas que testimonian el devenir histórico artístico de la danza.