Fecha: 29/09/2017
Fuente: CNPC

Dos exponentes del patrimonio inmueble cubano, el Palacio del Segundo Cabo, en La Habana y la Plaza de la Marqueta, en Holguín fueron merecedores de un segundo premio compartido y mención, respectivamente, otorgados en la quinta edición del Premio Gubbio 2017, sección América Latina y Caribe.

 

El Premio Gubbio fue creado en 1990 por la Asociación Nacional de Centros Históricos y Artísticos de Italia (ANCSA) para los países europeos, y desde 2009 la distinción se entrega también en América Latina y el Caribe, a partir de un acuerdo entre ANCSA, la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (DGPMyCH) y la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH). El Premio Gubbio, Sección América Latina y Caribe, se propone reconocer, promover y valorar las experiencias de recalificación de la ciudad existente en territorio latinoamericano y en particular de sus áreas, edificadas o no, que caracterizan su identidad y paisaje.

 

En esta quinta edición se recibieron diecinueve trabajos, en su mayoría proyectos de gran calidad y pertinencia por sus temáticas y abordajes, de Argentina, Cuba, Ecuador, Chile, Uruguay, Venezuela, Brasil, Colombia y Bolivia.

 

El veredicto final se dio a conocer el 5 de septiembre en la Casa de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. El ganador del premio fue el Paseo de La Brecha, Colonia del Sacramento, Uruguay. El Palacio del Segundo Cabo, recientemente restaurado y acondicionado para acoger el Centro de Relaciones Culturales Cuba-Europa fue merecedor, compartido con el Antiguo Pasaje Belgrano de Buenos Aires, de un segundo premio, mientras que la Plaza de la Marqueta recibió mención, al igual que Ladeira da Barroquinha, en Salvador, Bahía, Brasil; la Catedral de Valencia, en Venezuela y la Capilla Totihue, en Chile.

 

Los criterios a tener en cuenta para la selección de los trabajo ganadores fueron la integración a escala urbana y arquitectónica en los casos de intervenciones en bienes de valor patrimonial, la capacidad de innovación en las experiencias de recalificación urbana, los aportes sociales, económicos y culturales, la concepción activa de la recuperación de los bienes, así como la intervención respetuosa y pertinente sobre las diferentes categorías de bienes intervenidos y el grado de concreción, en los casos de experiencias que impliquen varias etapas de implementación.

 

Sobre el Palacio del Segundo Cabo, el acta del jurado hizo reconocimiento de que ¨se trata de una sobria y monumental edificación de finales del siglo XVIII considerada uno de los mayores exponentes del “barroco cubano”. Fue edificada para la función de Real Casa de Correos, aunque albergó a través del tiempo, otras funciones. Este palacio colonial se ubica en la Plaza de Armas y ha sido restaurado y acondicionado para acoger una función cultural contemporánea, de manera tal que el respeto por la historia, la arquitectura y la arqueología se combina en una novedosa propuesta museográfica apoyada en el uso de la tecnología. Este centro cultural interactivo pone a disposición de ciudadanos y visitantes un conocimiento más amplio, instructivo  y ameno de la historia y la cultura de la nación cubana en sus vínculos con Europa.¨

 

La Plaza de la Marqueta fue valorada de la siguiente manera: ¨Se trata de la restauración y reutilización de la antigua Plaza del Mercado de la ciudad de Holguín, establecida en la primera mitad del siglo XIX y reconocida, en su momento, como un aporte modernizador en el crecimiento urbano. Es una de las doce plazas que distinguen a este centro urbano, conocido como la Ciudad de los Parques. La restauración de este espacio público, en  respeto a la memoria e identidad de los holguineros, ha generado un auténtico impacto social y cultural, que se expande al entorno circundante, devolviendo a la ciudad un espacio para el comercio y la cultura, donde confluyen y se entremezclan diversas actividades que mejoran la  calidad de vida de sus ciudadanos.¨

Siguiente