Autor: Brenda Castellanos Arencibia
Fecha: 28/12/2017
Fuente: Dirección Provincial de Cultura en Mayabeque

El pasado sábado 23 de diciembre se celebró, en el boulevard lajero, la fiesta del punto cubano, incluido en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad el pasado 6 de diciembre, durante la 12 Sesión del Comité Intergubernamental, que tuvo lugar en Jeju, República de Corea,.

En el festejo se encontraban presentes importantes tonadistas, decimistas y músicos, como Héctor Gutiérrez, Aramís Padilla, Sindy Manuel Torres, Orlando La Guardia, Alfonso Mejías, Eduanis González, la agrupación danzaria Nueva Creación, entre otros. Todos se reunieron para festejar este suceso de tan alta relevancia para la joven provincia, la que constituye exponente vivo de la décima y el repentismo en el país.

Asistieron además el decimista Alexis Díaz Pimienta, director de la Cátedra de Poesía Improvisada del ISA y subdirector del Centro Iberoamericano de la Décima, quien alegó en entrevista que esta declaración, este premio, no constituye una meta, ni para creadores, ni instructores, pues hay que seguir trabajando con las escuelas, rescatando tonadas, seguir dándole valor al repentismo femenino, buscar más enclaves urbanas para que la décima no se quede en lo rural solamente. Hay que persistir en fomentar esta tradición en todas las direcciones debido a la importancia que tiene la décima para la vida social y cultural de la isla. por su parte, Sonia Pérez Casola, miembro del grupo Guijarro, del Consejo Nacional de Casas de Cultura,  y de la Comisión Nacional de Patrimonio Inmaterial, declaró estar muy feliz por un suceso de esta índole, pues el punto cubano es un arte muy antiguo, muy propio, que ha evolucionado y se desarrolla constantemente y, a su vez, es muy diverso. Agregó que Mayabeque fue la sede ideal para la celebración de esta fiesta, pues es fuerte en el repentismo, en el punto libre, además constituye una gran fortaleza de esta manifestación por el trabajo que se realiza en los talleres infantiles de repentismo y en las casas de cultura y por sus portadores.

Esa tarde fue reconocida la ardua labor dedicada por especialistas  y actores, tras varios años de bogar porque fuera esta, la mayor de nuestras tradiciones vernáculas, perpetuada ante la humanidad como patrimonio inmaterial.

Anterior