Fecha: 06/12/2018
Fuente: CNPC
Irán Millán Cuétara, Premio por la Obra de toda la Vida en 2017

El Premio Nacional de Patrimonio Cultural por la Obra de toda la Vida se otorga con el objetivo de reconocer y estimular la labor abnegada de las personas que se han consagrado a la defensa y protección del patrimonio cultural. Creado por Resolución del Ministerio de Cultura en el 2011, desde entonces, cada año, distintas instituciones y organizaciones del ámbito de la cultura, la educación y las ciencias hacen sus propuestas de candidatura, entre las cuales, un jurado selecciona uno de los nominados.

 

Este año, las instituciones que han nominado son los Centros Provinciales de Patrimonio de Camaguey y de Granma, la Vicepresidencia de Museos del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, el Comité Cubano del Consejo Internacional de Museos (ICOM), la Oficina del Historiador de la Ciudad y la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC).

 

Entre los aspirantes al premio se encuentran la museóloga Ana Regla Mora Rodríguez, quien ha trabajado durante 50 años en la Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes. Considerada hija ilustre de la ciudad de Bayamo, fue reconocida por el ICOM por su trabajo dedicado a la museología y a la protección del patrimonio cultural.

 

Otro de los candidatos es el arquitecto Omar López Rodríguez, director de la Oficina del Conservador de Santiago de Cuba, nominado al premio por su dedicación, entrega y profesionalidad, catalogadas de extraordinarias, en la protección de los valores de la Ciudad Héroe y en la formación de profesionales y especialistas calificados en la conservación. En el 2001, Omar López recibió el Premio Nacional Vida y Obra de Arquitectura que concede la UNAICC. Desde 1984, es miembro de la Comisión Provincial de Monumentos y, desde 1996, miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) en Cuba.

 

La propuesta de la dra. Alicia García Santana responde a los amplios méritos avalados por el trabajo dedicado a la salvaguarda y restauración del patrimonio cubano, en especial en ciudades como Trinidad, Matanzas y Sancti Spíritus, así como a la docencia universitaria. Durante años estuvo dedicada a la investigación exhaustiva de la arquitectura colonial cubana, labor que la llevó a publicar textos que constituyen obligada referencia para investigadores y profesionales vinculados a los trabajos de conservación y restauración arquitectónica.

 

Un cuarto candidato es la artista plástica Ileana de la Caridad Sánchez Hing, por ser la autora de una obra de gran impacto comunitario. Su contribución en diferentes proyectos de reanimación en el centro histórico urbano de Camaguey y sus aportes al trabajo de la Oficina del Historiador de esta ciudad han sido fundamentales para el rescate y preservación del patrimonio. A ello suma una labor educativa y formativa de las nuevas generaciones.

 

Un último aspirante al Premio de Patrimonio Cultural por la Obra de toda la Vida es el miembro de honor de la Comisión de Monumentos de La Habana, Otto Randín, también miembro de la Comisión Nacional de Monumentos y de la Cátedra Gonzalo de Cárdenas de Arquitectura Vernácula. Otto Randín ha trabajado intensamente en el campo de los museos, y participó de las actividades fundacionales del Centro Provincial de Patrimonio de La Habana y de la conformación del equipo técnico inicial, creado por Eusebio Leal a partir de 1976, que fue el germen de la dirección de arquitectura patrimonial y, más tarde, del Plan Maestro en 1993.

 

El Premio de Patrimonio Cultural por la Obra de toda la Vida será entregado el día 13 de diciembre, en el Museo Nacional de Artes Decorativas, a las 3 de la tarde. El año pasado, la distinción le fue otorgada al arquitecto Irán Millán Cuétara, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos.