Provincia:
Artemisa
Municipio:
Artemisa
Código:
219001
Declaratoria:
Monumento Nacional
No. Resolución:
41
Fecha Resolución:
31/12/1981
No. Gaceta:
6
Fecha Gaceta:
14/01/1982
Clasificación (es):
Construcción Industrial
Valor:
Histórico, ambiental
Publicaciones:

Bohemia

Síntesis histórica:

Las ruinas de este cafetal constituyen valiosos testimonios de la época. Este conjunto de edificaciones conserva los restos de la casa de vivienda, almacenes, barracón y secaderos. un sitio de indudable valor por lo excepcional de su arquitectura y de la historia que guardan sus restos. Su origen y desarrollo datan de las primeras décadas del Siglo XIX cuando la antigua región del corral de San Marcos se convirtió en el "Jardín de Cuba" tras la magnificencia que alcanzaron sus cafetales.En el primer cuarto de este propio siglo fue reconocido como el cafetal más importante de Vuelta Abajo en el occidente de la isla y el segundo de Cuba. Su fomento comenzó en el año de 1813 por el alemán Cornelio Sauchay, alrededor del cual se teje la leyenda de su relación con una bellísima mujer de orígen africano, así como la vinculación de ella con la prosperidad y florecimiento económico del cafetal. Su nombre, "Angerona", diosa romana del silencio y la fertilidad de los campos, presidía la hacienda en una estatua a tamaño natural realizada en blanco mármol de Carrara. Desde el punto de vista arquitectónico su casa vivienda era una construcción neoclásica, estilo que se expresa en el ritmo de los arcos y columnas de las fachadas, la austeridad del lenguaje, readecuado a las características ambientales y climáticas del lugar, de ahí la existencia de grandes vanos y puertas, además de elementos de tradición hispánica como el barandaje y la utilización de las rejas.Actualmente se conservan importantes restos identificables de la casa de vivienda, el barracón de los esclavos, los almacenes, los secaderos, la torre vigía y seis gigantescos aljibes que forman parte de su sistema hidráulico, del cual quedan otras evidencias, y constituyen sin duda una obra de ingeniería monumental y un exponente excepcional del patrimonio agroindustrial del siglo XIX habanero. Debido a su esplendor y su reconocida belleza fue motivo de inspiración para muchos visitantes. Destacadas personalidades visitaron el lugar como el escritor cubano Cirilo Villaverde quien, después de visitarlo en 1839 acompañado del paisajista Alejandro Moreau, le dedica varios capítulos en su libro "Excursión a Vuelta Abajo". También fue visitado por José Antonio Saco, José de la Luz y Caballero, Ramón Zambrana y su esposa Luisa Pérez de Zambrana, el reverendo norteamericano Abiel Abbot, Wetherman y la Condesa de Merlín entre otros, quienes dejaron plasmados en sus escritos las impresiones causadas por este maravilloso lugar.Las ruinas de este cafetal constituyen valiosos testimonios de la época. Este conjunto de edificaciones conserva los restos de la casa de vivienda, almacenes, barracón y secaderos. un sitio de indudable valor por lo excepcional de su arquitectura y de la historia que guardan sus restos. Su origen y desarrollo datan de las primeras décadas del Siglo XIX cuando la antigua región del corral de San Marcos se convirtió en el "Jardín de Cuba" tras la magnificencia que alcanzaron sus cafetales.En el primer cuarto de este propio siglo fue reconocido como el cafetal más importante de Vuelta Abajo en el occidente de la isla y el segundo de Cuba. Su fomento comenzó en el año de 1813 por el alemán Cornelio Sauchay, alrededor del cual se teje la leyenda de su relación con una bellísima mujer de orígen africano, así como la vinculación de ella con la prosperidad y florecimiento económico del cafetal. Su nombre, "Angerona", diosa romana del silencio y la fertilidad de los campos, presidía la hacienda en una estatua a tamaño natural realizada en blanco mármol de Carrara. Desde el punto de vista arquitectónico su casa vivienda era una construcción neoclásica, estilo que se expresa en el ritmo de los arcos y columnas de las fachadas, la austeridad del lenguaje, readecuado a las características ambientales y climáticas del lugar, de ahí la existencia de grandes vanos y puertas, además de elementos de tradición hispánica como el barandaje y la utilización de las rejas.Actualmente se conservan importantes restos identificables de la casa de vivienda, el barracón de los esclavos, los almacenes, los secaderos, la torre vigía y seis gigantescos aljibes que forman parte de su sistema hidráulico, del cual quedan otras evidencias, y constituyen sin duda una obra de ingeniería monumental y un exponente excepcional del patrimonio agroindustrial del siglo XIX habanero. Debido a su esplendor y su reconocida belleza fue motivo de inspiración para muchos visitantes. Destacadas personalidades visitaron el lugar como el escritor cubano Cirilo Villaverde quien, después de visitarlo en 1839 acompañado del paisajista Alejandro Moreau, le dedica varios capítulos en su libro "Excursión a Vuelta Abajo". También fue visitado por José Antonio Saco, José de la Luz y Caballero, Ramón Zambrana y su esposa Luisa Pérez de Zambrana, el reverendo norteamericano Abiel Abbot, Wetherman y la Condesa de Merlín entre otros, quienes dejaron plasmados en sus escritos las impresiones causadas por este maravilloso lugar.

Dirección:
Km 51/2 Artemisa-Cayajabos, Finca Sousse. Hoja nombre: Artemisa. Hoja No. 3684111 b. Coordenadas X 334; Y 113,5
Uso original:
Cafetal
Uso actual:
Monumento
Propiedad:
Estatal
Resolucion:
Res 041 Cafetal Angerona.pdf